jueves, 20 de julio de 2017

El lobby LGTB dirige la educación sexual de nuestros hijos

¿Alguien ignora esta realidad? No, nadie ignora el hecho: porque está publicado en los boletines oficiales de los respectivos gobiernos y se está imponiendo su implementación en los colegios como una apisonadora. Es pertinente al respecto hacerse una serie de preguntas elementales: ¿qué tienen en la cabeza todos esos gobernantes? ¿Hacia dónde quieren llevar a la sociedad? ¿Les da nuestra Constitución poder para hacer todo eso? ¿Cuál es su filosofía de la vida y cuáles sus principios? Silencio. Nadie tiene respuesta, pero van todos a una. Como si no fuera posible pensar y actuar de otro modo. Tampoco la Iglesia (me refiero a la Iglesia católica) ha dado una respuesta proporcional a la enorme gravedad del asunto. Alguna que otra voz se oye de vez en cuando; pero nada más. El silencio y la prudencia, dicen, es la respuesta más adecuada en la Iglesia.
Y ahora viene la segunda parte, más estremecedora. ¿Pero alguien se ha alarmado por ello? ¿Alguien se ha echado las manos a la cabeza? Pues no, nadie. Todo el mundo ha decidido convivir con esta nueva realidad sin hacer aspavientos, como si fuese lo más natural del mundo. Normal, ¿eh que sí? Los mayores especialistas en la corrupción de menores, y que además son totalmente vocacionales y disfrutan horrores con su oficio, tienen el monopolio de la educación sexual obligatoria de nuestros hijos. A estos sujetos les han encargado un buen número de gobiernos regionales, la educación de la infancia y de la juventud en los sacrosantos principios de la ideología de género (¡y mira que es complicada ya a estas alturas!): mucho más obligatorios de lo que lo fueron en su día en la Formación del Espíritu Nacional, los Principios Generales del Movimiento. ¡Cómo va a hacerse uno el escandalizado! En un mundo tan globalizado, eso sería provincianismo puro. El mundo moderno se mueve vertiginoso en esa dirección. ¡Y pobre del que se salga de los raíles en que le ha metido la globalización! El descarrilamiento le saldrá tan caro, que no le quedarán ganas de volver a oponerse al Gran Poder. Será triturado por los medios. Y eso, no hay político (y parece que tampoco eclesiástico de rango) que lo resista.

miércoles, 19 de julio de 2017

Falleció Mn. Aragonés, el cura del caso "Galinsoga"

El mismo que afirmó haber visto vivo al obispo mártir Irurita
El pasado viernes fallecía a los 91 años, el Rvdo. Josep Maria Aragonés Rebollar, sacerdote de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat, y anteriormente de la archidiócesis conjunta de Barcelona, donde ejerció como Vicario Episcopal, Delegado de Catequesis y Canónigo de la Catedral. El Rvdo. Aragonés fue uno de los hombres de confianza del cardenal Narcís Jubany.

Dos hechos muy sonados han hecho pasar a la historia a este clérigo, el primero ser protagonista del "caso Galinsoga" que provocó una campaña contra el entonces director de La Vanguardia Española, que concluyó con su dimisión al frente del rotativo y en la primera victoria del catalanismo anti-franquista. La segunda fue haber afirmado ver con vida al obispo mártir Don Manuel Irurita, después de su fusilamiento en el cementerio de Montcada, lo que bloqueó su proceso de beatificación, que aún hoy continua paralizado. Vayamos por partes.

martes, 18 de julio de 2017

La Generalitat archiva el expediente contra el P. Custodio Ballester

La Generalitat de Cataluña ha archivado el expediente abierto contra el P. Custodio Ballester a raiz de su homilia del 24 de junio criticando el dia del orgullo gay. Sus consideraciones morales sobre la homosexualidad se enmarcan, según la Dirección General de Asuntos Sociales y Familia, dentro del legítimo ejercicio de la libertad de expresión y de opinión.

El P. Custodio ha abierto con su valerosa actitud un camino en las turbulentas aguas de este Mar Rojo de pensamiento único y de amedrantamiento de la discrepancia. Esperamos que muchos otros pastores transiten por él. La Verdad os hará libres.

lunes, 17 de julio de 2017

¿Dónde está la mies?

Interior del templo de la Mare de Déu de la Llum en La Florida de L’Hospitalet
La mies es mucha y los operarios son pocos, dice la cita del Evangelio. En Cataluña la mies es poca y los operarios también; pero, curiosamente, esa mies se halla concentrada en lugares que no salen habitualmente en los medios y que tampoco han gozado de las preocupaciones del poder diocesano y sus tentáculos informativos. La mies no se halla en las parroquias de un Ensanche desertizado, de un barrio de Gracia reducido a parque temático o de un centro histórico invadido por el turismo. Que nadie la busque, tampoco, en la Cataluña rural, donde en pocos años se ha producido un auténtico barrido de una tradición religiosa que parecía inmarcesible y se ha diluido como un azucarillo. 

La mies del siglo XXI se halla en la periferia. En esa periferia de la que tanto gusta hablar al papa Francisco. Hoy les voy a hablar de dos ejemplos de la localidad de L’Hospitalet de Llobregat. La segunda ciudad de Cataluña, con 257.000 habitantes. Esa segunda capital que nunca sale en TV3, más preocupada por la vida interior de unas comarcas, que se han convertido en el último asidero al que se agarra el separatismo. Me voy a referir a la parroquia de la Mare de Déu dels Desamparats en el barrio de la Torrassa y de la Mare de Déu de la Llum en el barrio de la Florida. Ambas gozaron del calificativo de germinantes, en aquellas listas  que tuvieron tanto éxito. Aunque no tengan nada que ver una con otra, salvo en la composición sociológica de sus barrios.

domingo, 16 de julio de 2017

De cuando Modrego defendió a sus curas

De todos es harto conocido el triste episodio de la manifestación de sacerdotes ensotanados ad hoc en la Barcelona de 1966. Protestaban contra el nombramiento de don Marcelo González como obispo coadjutor de Barcelona y por ende seguro e inminente sucesor de don Gregorio Modrego. El grupo de eclesiásticos, cuyos principales promotores fueron Mn. Josep Dalmau, Mn. Antoni Totusaus i Raventós, Mn. Ricard Pedrals i Blanxart, Mn. Frederic Bassó y el capuchino Jordi Llimona, redactó dos cartas dirigidas al obispo y al comisario Creix de la Jefatura de Policía de Vía Layetana. Se reunieron  en la Catedral y tras entregar la carta dirigida a Modrego se dirigieron en fila hacia la Jefatura. La respuesta de la policía en las puertas de Jefatura fue implacable y desmesurada a juicio de muchos, persiguiendo a los sacerdotes por las calles circundantes, apaleándolos e hiriendo a algunos en la cabeza. 

Lo que la mayoría del clero de Barcelona sabe, los de aquella época especialmente, y pocos reconocen  por mezquindad  o por ideología, es lo que don Gregorio Modrego hizo acto seguido. Repetido y reconocido por sacerdotes de toda tendencia y adscripción política. Modrego habló por teléfono con Franco; y con educación pero con determinación, le espetó algo así como: “Excelencia, le ruego que  no toque a mis curas”.

viernes, 14 de julio de 2017

La Glosa Dominical de Gérminans

SIN MEDIDA

Observando los tiempos en los que vivimos, tiempos recios, densos de grandes contradicciones, me doy cuenta con más fuerza que nunca de que es la vuelta a lo esencial lo que nos salva. “Lo esencial”, expresión de una pobreza radical que únicamente en las manos de Dios puede convertirse en descubrimiento de la mayor riqueza. Esencial que tiene aroma de inicios, que tiene el parecido con una semilla esparcida abundantemente sobre la tierra, custodiando anhelos y esperanzas para la vida del mundo.
Indiscutiblemente la protagonista de este domingo es la Palabra de Dios. Palabra de amor que Dios pronuncia sobre nosotros, sobre el mundo, sobre la historia y que acaricia como una brisa suave nuestra vida, tantas veces suspendida en el sufrimiento y en el “sin sentido” en el que parece hundirse la mejor de nuestras jornadas. Palabra eficaz que no vuelve al remitente, sin antes obrar aquello para lo que fue ideada y enviada. Palabra que lleva en sí el gemido de toda carne y de toda la creación entera, sedienta de vida, de libertad, de plenitud, de Dios. Palabra que realiza lo que promete, porque Dios es fiel siempre a sus promesas.

jueves, 13 de julio de 2017

Sin contrato sexual, no hay contrato social


Sin embargo, por causa de las fornicaciones tenga cada uno su propia mujer, 
y tenga cada una su propio marido (1Co 7,2)

En las brumas de los tiempos, la Tierra era un paraíso. Pero ahí estaba el ancestro del hombre, que transgredió todas las leyes de la naturaleza, y tras liquidar todo el alimento y expulsar o liquidar a sus competidores, tuvo que contar sólo consigo mismo y echar mano del árbol de su propia vida (¡uf!), meterse a creador (¡o a criador!), “hacerse como Dios”. ¿Y qué creó? ¿Qué crió? De su propia carne creó al esclavo. ¡Gran creación! ¿No fue la esclava? También, pero no sólo. Cierto que cuando el Ritual Romano del Matrimonio proclama compañera te doy, que no esclava, es porque la inclinación del hombre a esclavizar a la mujer, tenía ya un largo recorrido.
Dios había visto que el hombre estaba solo, solo e incompleto, y que así era imposible la vida. Y por eso creó la sociedad hombre-mujer. El primer cimiento de la sociedad humana. Pero con la mala inclinación a dominarla y esclavizarla: Tu ansia te llevará a tu marido y él te dominará  (Gn 3,16).  Por eso Dios empuja al hombre hacia el bien y le dice: Compañera, no esclava. Contrato sexual, acuerdo, avenencia, no servidumbre, no esclavización, no la pata o el alma quebrada y atada a la cama.