miércoles, 9 de agosto de 2017

10 años de Germinans. Los primeros escritos (III)

Dr. Martínez: la bondad y la verdad van de la mano (21/05/2007) 
Estamos asistiendo en las últimas semanas a un lento y tímido proceso de acercamiento, parece ser más afectivo que efectivo, de nuestro amado Arzobispo hacia un sector de clero que manifiestamente tenía de lado y desatendido. No sabemos si S.E. se ha impuesto este cometido como línea rectora e inspiradora de eso que él llama el próximo trienio. De entrada no estamos muy convencidos que una diócesis deba ser regida por planes trienales, cosa que nos recuerda a los Planes Quinquenales de Desarrollo de épocas pretéritas. Pero demos por buena una actitud positiva que, de entrada, representa para él un esfuerzo meritorio.

S.E. el Dr. Martínez, sabe que buena parte de su clero está desanimado, desalentado y aburrido y que quizás la solución al problema pasa por dar un paso adelante. Esperemos que no sea producto de una máxima ideológicamente voluntarista como aquella receta política que el dictador Honnecker aplicó en la DDR (RDA para las lenguas romances) en los últimos años de la década de los 80, llegada ya la decadencia del régimen: "La solución al problema pasa por un paso adelante". De todos modos y de cualquier manera bienvenido sea el intento de recibir, escuchar e inquirir en sus sacerdotes el estado de su situación personal, cerciorando el aprecio, el reconocimiento y el cariño que estos denotan en su Pastor con respecto a ellos.

Nos gustaría saber la respuesta que le habrá dado nuestro no menos amado Mn Robert Baró, su secretario personal (antaño paje), y ahora desaparecido de combate en acto de servicio desde hace unas semanas al parecer a causa de algún roce o refriega personal no precisamente leve. 

Desde aquí, y haciéndonos eco de muchas voces, y sin preguntar capciosamente ¿donde está Bobby? (Bobby es el diminutivo cariñoso de Robert en inglés y nada tiene que ver con aquella famosa respuesta que la genial Mary Sampere dio hace muchísimos años al locutor Bobby Deglané cuando este le preguntó si los "catalanes cuando hablan lo hacen como los perros cuando ladran: ¡Au! ¡Au! ¡Au!”, a lo que ella respondió rauda y veloz: " ¿Se refiere Vd. a esta Cataluña donde la mayoría de los perros se llaman Bobby?" ). Nosotros, insisto, haciéndonos eco de muchas voces sí que clamamos con todos ellos: ¡Liberad a Bobby!, y lo hacemos porque es necesario cancelar esa condena que siempre supone para un joven sacerdote ejercer un servicio que cualquier mileurista laico medianamente capacitado podría llevar a cabo. Nuestra sugerencia se convierte en un ruego: envíelo a una parroquia de pastor, que siempre hace muchísimo bien, además te templa el animo y te modula el tono de la voz.

Dejada de lado esta digresión, recordarle una cuestión importantísima a S.E. el Dr. Martínez, y es que aún siendo de capital importancia sentir la calidez sincera de su bondad paternal, para nosotros es fundamental que el desarrollo de esa bondad (paso de potencia a acto, y pues llamémosla "actuación") vaya unido al servicio de la Verdad. La bondad debe ir unida a una conformidad ontológica con la verdad, y eso se opera poniéndose al lado de las luchas contra el error y los abusos, que en el anuncio del Evangelio y en el ejercicio ministerial de nuestro sacerdocio, nosotros sus sacerdotes tenemos que llevar a cabo, encontrándonos tantas veces sin apoyo, no sólo de nuestros arciprestes y Vicarios Episcopales, sino hasta del propio Arzobispo. No puede haber caridad si no se edifica sobre la Verdad. Recuerde con Santo Tomás de Aquino, el Dr. Angélico (al Aquinate, nos referimos) que : "bonum et verum convertuntur ad unum". Y si la solución del problema pasa por un paso adelante, ésta es la dirección adecuada y no, como algunos le susurran desde las instancias de poder que él ha asentado y consolidado en su gobierno, por "cambiar el concepto de sacerdocio". A Dios gracias, S.E. el Dr. Martínez no se atreverá ni a recoger ni a insinuar esas premisas ideológicas, como él bien sabe, por la cuenta que le trae.

Bene Valete.  

Prudentius de Bárcino

10 comentarios:

  1. El bien común (i)10 de agosto de 2017, 1:44

    El Parlamento de Cataluña parece que aprobará un conjunto de llamadas leyes de desconexión: una primera Ley de Referéndum de Autodeterminación, que será vigente hasta el 1 de octubre, una segunda Ley de Transitoriedad Jurídica, llamada también ley de ruptura, y dos leyes más, la de Hacienda y la de Seguridad Social.

    Básicamente, en mi opinión, estas cuatro leyes de desconexión, en principio, constituyen una Carta Magna, Constitución o Ley Fundamental de carácter provisional, a la espera de la aprobación definitiva de la futura Constitución catalana en Asamblea Constituyente.

    Tal grupo de leyes de desconexión son una verdadera y auténtica Constitución, aunque implícita, porque reconocen un pueblo catalán soberano, representado por la Generalidad, estableciendo derechos y libertades fundamentales, y creando instituciones de Estado.

    Esta Carta Magna provisional destruirá totalmente la Constitución española de 1978 y del Estatuto de Autonomía de Cataluña del 2006, más la sentencia de ésta del Tribunal Constitucional del 2010 que la interpreta.

    Tal Ley Fundamental se aprueba de forma antidemocrática, fuera de una Asamblea Constituyente, la única que, teóricamente, delibera y toma decisiones abiertas, públicas y transparentes, mediante la participación de todos y en consenso, con aprobación democrática en referéndum.

    Dicha Constitución provisional catalana está aprobada por una mayoría simple, no reforzada, de diputados, los 72 de ERC, PdeCAT y CUP, frente a los restantes 63 de los demás partidos opositores, y con cambios totalitarios en el reglamento parlamentario para aprobarla sin debate ni enmiendas.

    Ciertamente, en el momento en que dicha Carta Magna encubierta sea aprobada, declarada inconstitucional y suspendida, y a pesar de ello, ejecutada por las instituciones de la Generalidad (Presidente, Gobierno, Parlamento), entonces se comete un delito constitucional y, por ello, la Generalidad de Cataluña, y todas las demás administraciones que la ejecuten (diputaciones, comarcas y municipios), se convierten en una organización criminal que delinque contra la Constitución y la unidad nacional.

    ResponderEliminar
  2. El bien común: inteligente manipulación (ii)10 de agosto de 2017, 1:47

    La independencia es un elemento emocional muy fuerte, junto con el odio al franquismo y a todos sus elementos de “posverdad” (emocionalidad superlativa, racionalidad inexistente) que la propaganda nacionalista los ha integrado: España, Iglesia, capitalismo, guerra civil, Franco, España roba, España es genocida cultural.

    Por ello, la independencia es un elemento muy inteligentemente puesto en el escenario político, junto con el abstracto derecho a decidir, sinónimo que camufla el derecho a la libre autodeterminación, inaplicable en Cataluña según el derecho internacional.

    Así, negando lógicamente el Gobierno español un referéndum sobre la independencia por ser plenamente inconstitucional, se crea una reacción irracionalmente visceral, incluso entre los votantes del no: “¿No me dejan decidir, aunque diga no? ¡Pues participaré!”

    El propósito real, vista la intensidad y la extensión en el tiempo de las sucesivas desobediencias durante las Diadas 2012-2017, es la construcción mediante técnicas de ingeniería social, de una nueva sociedad catalana que tenga cambios drásticos en relación con su real ser tradicional e histórico: católica, hispánica, monárquica.

    Es inteligente centrarse sólo en el derecho a decidir y poner al PP como el adversario que cumple con los requisitos del enemigo odioso: español, derechista, católico, capitalista, heredero franquista.

    Y también es muy inteligente sólo incidir en el derecho a decidir, puesto que se oculta al debate público de la existencia de una grande y terrible agenda oculta:

    a) catalanización total interna: eliminación del español, ocupación del poder por el sectarismo nacionalista

    b) pancatalanismo (Aragón, Valencia, Murcia, Baleares, Cataluña Norte)

    c) comunismo (intervencionismo y dirigismo social, político y económico)

    d) cultura de la muerte, del relativismo y de la ideología de género

    e) ilegalización de la Iglesia Católica por no aceptar los nuevos derechos

    La ingeniería social desplegada en Cataluña tiene repercusiones internacionales, pues será aplicada con éxito sobre otras naciones occidentales y europeas, por ejemplo, en las minorías rusas bálticas, o las minorías servias en Bosnia-Kosovo. También será útil para introducir la cultura de la muerte, del relativismo y de género en países cristianos.

    El carácter totalitario, dictatorial y autoritario de la nueva república catalana, se prueba por el hecho de que el Parlamento se autoconstituye en una ilegal Asamblea Constituyente que, sin ley propia, aprueba cuatro leyes de desconexión, las cuales constituyen una Constitución, Carta Magna o Ley Fundamental encubierta, aprobada con la tranquilidad que da una mayoría simple de 72 diputados frente a 63.

    Además, sin el peso ni la incertidumbre de otros tres factores más:

    1./ no convocar unas nuevas elecciones parlamentarias, que equivaldrían a una consulta popular contra el contenido secesionista

    2./ no establecer porcentajes mínimos vinculantes de participación (66% del censo) ni de votos favorables (75% de los votos válidamente emitidos), y

    3./ no crear una institución libre, imparcial e independiente, que emita informes económicos, sociales, culturales y políticos, y sometidos a enmiendas y proyectos alternativos de la sociedad civil, y dentro de un debate, deliberación y decisión públicas en consultas informales populares, sobre las consecuencias nefastas o beneficiosas de la independencia.

    Piensan los secesionistas que el voto del “sí” lo tienen del todo a su favor, mientras que el voto del “no” estará dividido en dos: entre los que quieren ejercer el derecho a decidir aunque estén en contra de la independencia, frente a los que no querrán participar en un referéndum ilegal. Cuanta más participación, más legitimado estará el delito de los delincuentes.

    ResponderEliminar
  3. El bien común: conclusiones (iii)10 de agosto de 2017, 2:00

    Conclusiones personales:

    1. Cuando la Generalidad (Presidente, Gobierno y Parlamento) desobedezca la suspensión de las leyes de desconexión sentenciadas por el Tribunal Constitucional, entonces comete un delito penal y se convierte en una organización criminal, al margen de la ley.


    2. Por lo tanto, todo ciudadano y todo funcionario tienen el derecho y el deber de desobedecer automáticamente a la Generalidad rebelde que ha cometido un Alzamiento cívico-político. 7,5 millones de ciudadanos y 200.000 funcionarios catalanes no los obedecerán. Ni el resto de Comunidades y Ciudades Autónomas, diputaciones y municipios españoles y catalanes, ni tampoco la Unión Europea ni la Comunidad Internacional.

    Así lo establece la disposición final de la Constitución (todo ciudadano debe acatar la Constitución) y el articulo 9.1 (sujeción de ciudadanos y administraciones a la Constitución). Además, todo funcionario juró acatar la Constitución en su primera posesión, y desobedecerla puede implicar un delito y pérdida de la condición de funcionario, readmitiéndolo sólo por rehabilitación.


    3. No se debe de participar para nada en el referéndum ilegal, puesto que es un acto delictivo realizado por una organización criminal.

    Precisamente, la Generalidad busca, desesperadamente, que el voto metropolitano y alguno de comarcal participen en el referéndum ilegal, aunque vote no, nulo o en blanco, pues cuanto mayor sea el porcentaje de participación, mayor será la legitimación del delincuente, debido a que lo que se busca no es tanto la independencia como el socavar moralmente la Constitución de 1978 para su reforma o sustitución: ius condendum – de lege ferenda, es decir, “para una futura reforma de la Ley fundamental”.

    Por eso no hay que participar para nada, pues la peor derrota posible para el independentismo es, por ejemplo, que vote un 30% del censo con un 85% de votos “sí”: quiere decir que sólo ha movilizado a los suyos.


    4. Piérdase toda esperanza en que la independencia calmará a los secesionistas.

    Conseguida la separación, el próximo objetivo bélico de la estelada serán los Países Catalanes en su sentido máximo: Aragón (rerepaís), Valencia, Murcia (rerepaís), Baleares y Cataluña Norte. La bicicleta de la reivindicación territorial no se puede detener, la utopía es el único combustible que los mantiene en pie.

    Piérdase también toda ilusión de que los independentistas harán una Asamblea Constituyente democrática y plural. Todo lo contrario, será bolivariana, y se excluirá totalmente a los opositores mediante órganos de deliberación y decisión sectoriales y territoriales, dotadas de mayorías aprobatorias independentistas.

    Y piérdase la confianza de que el catalanismo respetará la Constitución catalana aprobada. Como el bolivarismo enseña, si no puedes reformar la Constitución, entonces crea una soberanísima Asamblea Constituyente que aplaste totalmente la anterior Constitución.

    Quienes se han saltado la legalidad española, se saltarán su propia legalidad, como pasó en la Revolución del 6 de Octubre de 1934, cuando Companys se rebeló contra el legítimo gobierno democrático procedente de la Constitución de la II República... ¡la Constitución que la ERC de Companys diseñó a su voluntad y votó! [1].

    La historia no engaña: quien se alza una vez, lo hará otra vez y tantas veces como lo quiera, puesto que la Constitución catalana, basada en el Derecho voluntarista leninista, cumple dos funciones:

    1./ Constitución-consolidación de lo conquistado: independencia, monolingüismo, ocupación de instituciones, dirigismo e intervencionismo.

    2./ Constitución-programa de futuro: la conquista de los territorios irredentos del pancatalanismo

    .........

    [1] Sentencia del Tribunal de Garantías Constitucionales de 1935 contra Companys por rebelión militar contra la II República:

    http://cuadernosmemoriahistorica.blogspot.com.es/p/sentencia-companys-1934.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para poder participar en la bolivariana Asamblea Constituyente, el bolivarismo te ha de dar previamente un certificado de buena conducta ciudadana.

      Eliminar
  4. No sé cómo permiten que les invadan este espacio ignorando no sólo el artículo del día (aunque sea una reposición) sino la temática concreta a la que se dedica este sitio web.

    Cómo si no existieran webs y foros donde informarse y debatir el dichoso monotema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón, pero el monotema se quiere zampar de un bocao a la Iglesia, como pasó en el caso P. Custodio, donde el monotema movilizó ayuntamiento, vecinos, partidos, CUP, prensa, radio, televisión e internet del Régimen, Parlamento, Fiscalía, el obispado y la Generalidad... y porque no pudo más...

      Eliminar
    2. ¿El monotema se quiere zampar a la Iglesia o es ésta, su jerarquía, la que se está aderezando y poniendo bonita para ser zampada?

      Eliminar
  5. El multirreferéndum que reprimió la Generalidad10 de agosto de 2017, 12:16

    Yo soy yo y hago lo que me da la gana...

    La Generalidad de Cataluña, el 2014, reprimió coercitivamente, bajo la prohibición de las españolísimas Junta Electoral y el Tribunal Supremo, un multirreferéndum ciudadano:

    CONVOCATORIA PROHIBIDA POR LA JUNTA ELECTORAL Y EL SUPREMO

    Los Mossos levantan 146 actas por instalar urnas del multirreferendo

    Los Mossos identifican a 500 responsables de mesas y denuncian a los representantes de 9 de ellas por desobediencia

    Los promotores de la iniciativa, que pretende consultar a los ciudadanos sobre cuestiones como el pago de la deuda, el futuro del macrocomplejo de ocio Barcelona World o los transgénicos, han desafiado la prohibición del Supremo y mantienen en la calle los 270 puntos de votación, distribuidos en 130 municipios de toda Catalunya.

    (El Periódico)

    Uno de los portavoces de la iniciativa, Albert Puy ha reivindicado la "plena legalidad" del Multirreferèndum y ha instado a los voluntarios a desobedecer la resolución de la Junta Electoral y garantizar una democracia más directa

    (Mirada crítica)


    Para lo que me interesa, lo prohibo y reprimo, y para lo que me da la gana, yo siempre tengo la razón...

    ResponderEliminar
  6. Aviso a los obispos catalanes10 de agosto de 2017, 13:14

    Hace una hora, los tontos útiles de CUP-Arran han editado un cartel, copia de uno de Lenin, "Escobrem-los. Desobediència, autodeterminació i Països Catalans", en que se pide "república socialista, feminista i ecològicament sostenible", y se ve el "escobazo", entre otros, a Rouco Varela (¿pero no está jubilado desde hace años?) en representación de la patriarcal y misógina Iglesia Católica.

    Conferencia Episcopal Tarraconense, los de la Notita nacionalista, estáis avisaditos del amor que os profesan.

    http://www.elnacional.cat/ca/politica/cup-referendum-mas-rajoy_181650_102.html

    ResponderEliminar
  7. El hecho de que la CUP haya escogido a Rouco Varela y no a ningún obispo de los "països catalanas" y tampoco al sucesor de Rouco Varela en la sede de Madrid, tendría que hacer reflexionar a los no aludidos.

    ResponderEliminar